" Mientras permanezca el espacio,
mientras permanezcan los seres sintientes,
que yo también permanezca
para disipar las miserias del mundo"

Shantideva
Mostrando entradas con la etiqueta Espiritualidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Espiritualidad. Mostrar todas las entradas

martes

Meditación y crecimiento personal. La concentración y la calma mental (S...

La mente es un elefante que camina por donde quiere y el objetivo del meditador es liberarla de oscurecimientos.... Bello y didáctico vídeo sobre la meditación.


domingo

Se acerca otro lunes sin carne


¿Dónde está tu mente mientras comes? Comer puede ser una práctica de atención plena. Trata de poner atención en las sensaciones físicas, los sabores y en el estado de tu mente, al menos unos minutos en cada comida. 
Para este "LUNES SIN CARNE" te proponemos éstas tres recetas: "Ensalada de pepino", "Aguacates rellenos de quínoa" y "Galletas de chocolate"
Podrás encontrar más recetas en nuestro blog;comidacompasiva.blogspot.com/

Fuente: Comunidad Dharmadatta

viernes

Reflexión de Su Santidad El Karmapa

Imagen: S.S. XVII Karmapa. 
Desconozco su autor/a



"Debemos empezar por ser bondadosos con nosotros mismos y reconocer la presencia en nuestro interior de los oscurecimientos adventícios con los cuales hemos nacido en esta vida...especialmente en este siglo, en el que estamos tan ocupados y distraídos por nuestro modo de vivir y por la tecnología actual...parece que nos hemos alejado más que nunca de la perspectiva de ver nuestra propia naturaleza...es como si en nuestra forma actual de vivir no tuviéramos tiempo u oportunidad de ver nuestra propia mente...sólo estamos ansiando y buscando el beneficio externo, el uso de objetos que provee la tecnología, el lujo y cosas semejantes...por esa razón...en ese contexto...pienso que es especialmente importante que empecemos por ser bondadosos con nosotros mismos".

Su Santidad XVII Karmapa 
Fuente: sukhasiddhi Dag Shang Kagyu

jueves

Nueva convocatoria de Maratón de silencio en Barcelona




Jueves 26 de octubre y viernes 27



MARATÓN DE SILENCIO: Este jueves todos en el Parque de la Ciutadella, a las 10 la mañana y a las 5 de la tarde. Alrededor de "Desconsuelo". Si el Parque estuviera cerrado (por la mañana seguramente abierto, pero por la tarde podría ser que el cerraran) nos encontraríamos en el vestíbulo de la Estación de Francia.

Los diputados se reunirán para debatir sobre la aplicación del artículo 155 de la constitución española. La hora ha sido cambiada, no será a las 10 la mañana sino a las 4 de la tarde, pero hemos decidido no cambiar los horarios de nuestra convocatoria; el silencio funciona igual creando ambiente. ¡Ayudemos con nuestra paz interior! Todos somos uno.

Al día siguiente viernes a las 10: 00 habrá una manifestación masiva de protección de las instituciones. El Maratón comenzará a las 10: 00, pero no sabemos dónde podremos estar. La primera elección es el Desconsuelo, pero si no se puede o se prevén dificultades, estaremos en el vestíbulo de la Estación de Francia.

Fuente: http://maratodesilenci.paisconscient.cat/
Imagen: http://maratodesilenci.paisconscient.cat/

*****

Ya sabes que si no estás en Barcelona, puedes meditar desde casa o cualquier otro lugar y mandar tu energía más positiva para que pronto se resuelva este conflicto en Cataluña. 

martes

Interesante artículo sobre las budas femeninas

LA ILUMINACIÓN FEMENINA, de Gelek Rimpoché

Aunque solemos asociar la iluminación con imágenes masculinas, bien sean budas, maestros o deidades, el despertar de la mente se manifiesta tanto en el hombre como en la mujer. A lo largo de este artículo, Gelek Rimpoché explica que la iluminación sólo es posible cuando ambas energías masculina y femenina están totalmente presentes. Y a su vez, nos enseña algunas prácticas de Tara para atraer la energía femenina a nuestras vidas.
Tara Blanca. Tíbet, siglo XI, Linaje Gelug. Pigmentos minerales y oro fino sobre algodón. Museo de Arte Rubin, número de catálogo: 51 | www.himalayanart.org
Hace poco, tuve la oportunidad de dar una charla en el Museo de Arte Rubin de Nueva York, con motivo de la exposición Budas Femeninos: Mujeres Iluminadas en el Arte del Himalaya (Female Buddhas: Women of Enlightenment in Himalayan Art). Me alegro de haber podido contemplar esta muestra que, si no me equivoco, ha sido la primera en centrarse en la iluminación de la mujer. Hace tiempo que era necesario llevar a cabo una exposición de este tipo y le estoy muy agradecido al museo por habernos mostrado algo tan maravilloso. No obstante, resulta curioso que el título de la exposición fuera «Budas Femeninos». En realidad, el término «buda» puede hacer referencia tanto a figuras masculinas como femeninas. Así que este hecho demuestra que, si no se incluye una aclaración al utilizar dicha palabra, la mayor parte de la gente da por supuesto que se trata de un hombre. Esto forma parte de nuestro bagaje cultural. El budismo surgió en Oriente y ha sido parte de su cultura durante más de 2500 años. Una cultura que ha girado en torno a la figura masculina desde los tiempos de Buda hasta el Tíbet en el que yo me crié. Sin embargo, el Occidente de hoy en día dista mucho de la cultura tradicional asiática y, desde mi punto de vista, resulta evidente que en estos tiempos debemos hacer mayor hincapié en el principio femenino. Vivimos en una época en la que la igualdad entre hombres y mujeres es cada vez mayor. Si no somos capaces de sacar provecho a esta situación para desarrollar los aspectos femeninos tanto del budismo como de nuestra naturaleza humana, habremos perdido una gran oportunidad.
Lo cierto es que el privilegio de los hombres practicantes no se originó en el Tíbet. De hecho, podemos observar este mismo sesgo por toda la India y Asia. Este es el bagaje cultural del que hablaba y que no tiene nada que ver con la auténtica esencia del budismo. Porque en lo que respecta a la práctica espiritual, las mujeres tienen el mismo potencial que los hombres. Ha llegado el momento de que nuestra tradición refleje esta realidad, de que se reconozca y se corrija el desequilibrio. No hay motivo para que continuemos cargando con una herencia cultural que ni encaja con los objetivos de nuestros tiempos, ni posee ningún valor espiritual en particular. Necesitamos hacer algo más que honrar la feminidad como principio: debemos alentar y apoyar a las mujeres practicantes.
En el budismo tibetano, Buda Shakyamuni es el buda histórico u oficial, pero también reconocemos la existencia de un incontable número de budas y otros seres iluminados entre los que se encuentra Tara, deidad femenina iluminada. Esta es una de las razones por las que últimamente he estado organizando ceremonias de bendición de Tara en distintas partes del país. De hecho, existe una larga tradición de ritos de bendición en el Tíbet. No es algo que yo me haya inventado: se denominan gom lung y son una mezcla de meditación y transmisión oral. Llevo a cabo este tipo de actos con la esperanza de que sirva para llamar la atención sobre la importancia la presencia femenina iluminada. Quizás no sea la persona más indicada para esta labor porque, en el fondo, es importante que sean las mujeres quienes lo hagan. No obstante, siento que puedo ser de ayuda prestando mi apoyo, sobre todo teniendo en cuenta mi experiencia y mi formación en el antiguo Tíbet.
 ¿Quién es Tara?
Tara, es su nombre en sánscrito y significa «aquella que libera», aunque también es conocida como «madre de todos y todas las budas». Está especialmente asociada a la longevidad y la sabiduría. Además, al ser una manifestación femenina de la energía iluminada, se dice que acude en nuestra ayuda con prontitud y fuerza.
 Es posible encontrarla en prácticamente todas las culturas de Asia Oriental: en China la llaman Kuan Yin; en Japón, Kannon y en el Tíbet nos referimos a ella como Drolma. Del mismo modo, en Occidente también existe la figura de la Virgen María, cuyo amor y compasión sin límites son cualidades que se asemejan en gran medida a las de Tara. Esto quiere decir que la mayor parte de las personas están familiarizadas con alguien como Tara y las cualidades que representa. Quizás su apariencia o su nombre puedan ser distintos dependiendo del lugar, pero este hecho sólo demuestra cuán popular y necesaria es, pues todas las personas reconocemos la necesidad de recibir afecto y compasión.
Entonces, ¿de dónde procede Tara?, ¿qué es exactamente?, ¿cómo actúa? Existen multitud de historias de distintos maestros, pero la fuente más fiable y comúnmente aceptada es El Origen del Tantra de Tara, escrito por Taranatha a principios del siglo XVII. Según este texto, Avalokiteshvara, boddhisatva de la compasión, estaba muy ocupado ayudando a los seres. Pero en cierto momento, se vio casi desbordado a causa de la magnitud de su tarea y el sufrimiento que estos estaban experimentando. Se dice que llegó a estar tan preocupado que comenzó a llorar y dijo: «Necesito ayuda». Entonces, se secó las lágrimas y, al sacudir su mano, una de ellas salió despedida. En ese momento, Tara se le apareció y le dijo: «Estoy aquí para ayudarte».
También se dice que, en realidad, Tara era un ser humano que trabajó en su desarrollo personal tal y como hizo Buda Shakyamuni. Entonces, comprometida a ayudar a todos los seres como bodhisattva, pudo elegir de qué forma renacería: decidió permanecer siempre en un cuerpo de mujer.

Vajrayogini (Tradición Naropa). Este del Tíbet, siglo XIX, Sakya, Ngor (Sakya) y linajes budistas. Pigmentos minerales sobre algodón. Museo de Arte Rubin, número de catálogo: 290 | www.himalayanart.org   
La importancia de la energía femenina
¿Por qué tomó Tara esta decisión? Lo hizo debido a la importancia de la energía femenina y al hecho de que muchas culturas tratan a la mujer como un ser imperfecto, a pesar de que sea tan capaz de iluminarse como lo es un hombre. En algún momento de la historia se decidió que el cuerpo femenino era inferior; es triste, pero era la forma de pensar de aquellas sociedadesPor eso Tara eligió seguir siendo mujer y obrar como ser femenino iluminado.      
Este hecho clave nos transmite dos mensajes distintos: el primero de ellos es que las personas compasivas no huyen de las dificultades y el segundo, que los problemas de los seres humanos sólo podemos resolverlos los seres humanos. Ningún dios bajará del cielo para iluminarnos. Debemos de hacerlo por nuestra cuenta. Este es el motivo por el que Buda dijo que somos nuestros propios responsables. Por ejemplo, creo que los problemas del Tíbet deben ser resueltos por la gente del Tíbet; los demás sólo pueden ayudar. Del mismo modo, los problemas de los hombres deben resolverlos los hombres; las mujeres sólo pueden ayudar. Y los problemas de las mujeres, sólo pueden ser resueltos por mujeres; los hombres sólo pueden ayudar.
El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método. Esto se explica de la siguiente manera:
La sabiduría es la capacidad de comprender la vacuidad. Está conectada al aspecto femenino porque es la esencia de la realidad y, por tanto, la base o la madre de todo. Como dice el Sutra del Corazón, «la forma es el vacío y el vacío es la forma». En otras palabras: no existe forma o realidad que no sea la vacuidad. De acuerdo con esta premisa, cuando hablamos de la sabiduría como un aspecto más de la iluminación, la estamos asociando al principio femenino.
Por tanto, así como un niño no puede ser engendrado sin una madre, la compasión sin sabiduría, no importa cuán fuerte sea la primera, no será suficiente para engendrar la iluminación.
Deidades femeninas
El aspecto femenino de la iluminación está representado por deidades femeninas, así que es posible ver imágenes de mujeres en cada uno de los niveles del arte tibetano. Existen formas pacíficas como Tara, semiairadas como Vajrayogini y airadas como la protectora Palden Lhamo. Cada una de ellas cuenta con un homólogo masculino, pues tanto el aspecto masculino como el femenino son imprescindibles para iluminarse. De hecho, ambos son necesarios a lo largo del camino espiritual, porque la unión de las energías masculina y femenina es la clave para nuestra total libertad espiritual. Si falta uno de estos aspectos, no hay iluminación: no hay unión de la sabiduría y el método, de la luz clara y el cuerpo ilusorio, de la mente y el cuerpo.
También podemos ver esta misma combinación de energías durante el período de acumulación del mérito, del cual existen dos tipos: el mérito de la sabiduría, que desarrolla la mente de un buda, y el mérito del método o actos de compasión, que desarrolla su cuerpo. Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual. En definitiva, la compasión y la sabiduría, que dependen de los elementos masculino y femenino, son la base de nuestro trabajo espiritual y también determinan su resultado final.
Es cierto que, si nos fijamos en las prácticas budistas tal y como se han venido desarrollando, éstas parecen favorecer a los practicantes masculinos. Pero, como he comentado antes, se debe a que dicho desarrollo se ha producido en una cultura dominada por el hombre (sin ir más lejos, en tibetano, la palabra mujer significa «nacimiento inferior»). De hecho, en el budismo tibetano, también las deidades masculinas han recibido más atención que las femeninas, a pesar de que la práctica de ambas se considerase imprescindible para la iluminación. Las deidades femeninas como Vajrayogini se mantenían en secreto en los monasterios, con el fin de evitar que los monjes meditasen en torno a imágenes de hermosas figuras femeninas. Teniendo en cuenta que yo también he sido monje, ¡soy consciente de que esto podría haber supuesto una distracción! Digamos que la mayor parte de las deidades eran hombres para ayudar a que se mantuvieran los votos monásticos.
ShriDevi, MagzorGyalmo. China, siglo XIX, Linaje Gelug. Pigmentos minerales sobre algodón. Museo de Arte Rubin, número de catálogo: 441 | www.himalayanart.org

Tres prácticas de Tara

Antes de nada, es importante comprender que Tara es una buda en sí misma y por tanto, podemos encontrar refugio en ella; no es necesario que sea siempre un hombre oriental amarillo con una túnica dorada el que sirva para este propósito. La práctica de Tara es apta para cualquiera y trae consigo grandes beneficios. Puede servirnos para crear una conexión con esta deidad iluminada y eternamente presente; para encontrar en ella alguien en quien refugiarnos y a quien rezar, alguien que inspire nuestras vidas y toque nuestros corazones.
También la práctica de Vajrayogini posee unas cualidades extraordinarias, pero no es adecuada para todo el mundo porque requiere muchos votos y compromisos diferentes que pueden resultar complicados. Afortunadamente, tenemos un buen número de prácticas de Tara que se adaptan a las necesidades de cada persona. A continuación, explicaré brevemente algunas de ellas con la esperanza de que puedan ser de utilidad.
Estas prácticas requieren la visualización de varios elementos. En primer lugar, debemos visualizar a Tara, pero no como un dibujo o un espejismo, sino como un ser iluminado y capaz de guiarnos; un ser lleno de sabiduría y compasión. Del mismo modo, es necesario explicar que, en el budismo tibetano, todo lo que existe está asociado a distintos colores. Por ejemplo, cada uno de los elementos tradicionales de tierra, agua, fuego, aire y espacio se asocia a un color concreto; mientras que otros se relacionan con los estados de la mente. Así que también debemos visualizar dichos colores con sus correspondientes elementos en su forma pura, completa y no contaminada. Finalmente, para llevar a cabo la práctica imaginaremos los colores en forma de luz y líquido, emanando directamente desde Tara para revitalizarnos y protegernos por completo
1. Sanar los elementos
A través de Tara podemos aprender a sanarnos, lo que requiere que sanemos también los elementos. Pero, ¿por qué? Bien, lo primero que debes preguntarte es: ¿Qué significa estar vivo? Estamos vivos porque la mente o la consciencia permanece en el cuerpo físico. Por lo tanto, consideramos que hay vida siempre que la mente y el cuerpo físico estén sincronizados, y llamamos muerte a la desconexión entre ambos. Llevar una vida sana depende de ésta sincronización, por eso es necesario que tanto la mente como el cuerpo estén bien equilibrados. Una mente sana es una mente equilibrada. Si ésta pierde su equilibrio, o bien enloqueces, o bien te conviertes en un vegetal. Del mismo modo, también el cuerpo necesita estabilidad.
Según la Medicina Oriental, el cuerpo se compone de cinco elementos: tierra, agua, fuego, aire y espacio. La tierra representa los huesos y la carne; el agua, los líquidos corporales; el fuego controla la digestión; el aire se asocia a la energía que hace circular la sangre, el oxígeno y el sistema nervioso; por último, el espacio se necesita dentro del cuerpo humano por la sencilla razón de que, sin él, todo quedaría aplastado.
Pero estos elementos también tienen un componente emocional, de modo que si se desequilibran, podemos tener problemas que afecten no sólo a nuestro cuerpo sino también a nuestra mente:
 —El espacio está relacionado con la sensación de amplitud. Si se desestabiliza, nos hará sentir oprimidos y atrapados en nuestro propio pensamiento.
 —El aire se asocia al funcionamiento de la mente, así que un desajuste en este elemento puede hacernos sentir inestables o excesivamente nerviosos; sin embargo, cuando está equilibrado, nuestra mente se vuelve curiosa y flexible, y somos capaces de captar nuevas ideas y formas de pensar.
 —Si el elemento de fuego se desestabiliza, nos conduce a actuar de manera impulsiva; pero cuando se encuentra en buen estado, fortalece la voluntad y nos permite enfrentarnos a nuestras tareas con pasión e inspiración.
—Un elemento de agua saludable nos ayuda a calmar las emociones; de lo contrario, nos sentiremos susceptibles y emocionalmente turbulentos.
— Un elemento de tierra sano, nos ayuda a mantener los pies en el suelo.
A través de la práctica de Tara para curar nuestros elementos, aprendemos a visualizar y trabajar las energías que afectan a su equilibrio. Para ello, visualizaremos una luz de colores que emana hacia nosotros directamente de Tara y renueva cada uno de nuestros elementos con la esencia de la inagotable vitalidad. La luz dorada se asocia con la tierra; la blanca y opalescente, con el agua; el fuego es una la luz roja y anaranjada, parecida al brillo del metal fundido; el aire, es de color verde esmeralda y por último, el espacio se asocia al azul zafiro.
Debemos visualizar estos colores fluyendo de Tara. Cada luz recoge la esencia de su elemento y se extiende hacia los rincones más remotos, llegando a alcanzar el universo. Nos concentrarnos en esta luz e imaginamos un líquido de colores similares llenando nuestro cuerpo por completo y rejuveneciendo todos nuestros elementos, uno por uno.
Tara Blanca. Tibet, siglo XIX, Gelug y linajes budistas, pigmentos minerales sobre algodón. Museo de Arte Rubin, número de catálogo: 542 | www.himalayanart.org
2. La práctica de los seis escudos de Tara.
Se trata de una práctica muy útil y beneficiosa que podemos utilizar para eliminar obstáculos y protegernos de influencias dañinas, tanto a nosotros mismos como a nuestros allegados. En esta práctica, visualizaremos escudos de luz de diferentes colores que irradian de Tara y nos rodean en esferas concéntricas de protección a nosotros y a nuestros seres queridos. Estos escudos transforman nuestra neurosis en su auténtica esencia: la sabiduría, y la convierten en una energía útil y poderosa que nos eleva y beneficia a todos y todas.
El primer escudo es blanco y no sólo sirve para mitigar las dificultades, sino también para purificar los errores. El siguiente escudo está compuesto por una luz dorada, trae prosperidad y desarrolla nuestras buenas cualidades. El escudo de luz roja nos da poder, nos ayuda a sentirnos capaces de hacer más cosas y a tener confianza en nosotros mismos. El escudo azul no sólo nos aporta las cualidades airadas que necesitamos para decir «no» cuando tenemos que hacerlo, sino que también nos otorga el poder discriminatorio de la destrucción, siempre y cuando resulte necesaria; lo que nos recuerda que ser compasivo no es sinónimo de ser pasivo como un felpudo. Por otro lado, el escudo verde sirve para diversos fines y para lograr poderes, tanto supremos como mundanos, que se necesitan en el camino a la iluminación. Finalmente, el último escudo está formado por una luz de color parecido al óxido y nos ayuda a estabilizar todas las cualidades anteriores; resulta absolutamente imprescindible porque es imposible desarrollarse espiritualmente sin tener estabilidad.
3. Protección de los ocho miedos.
Tara también puede ayudarnos a aprender cómo protegernos de los ocho miedos. No se trata de los miedos comunes que compartimos con la mayor parte de seres humanos: como el miedo a los animales peligrosos, a las pesadillas, a las enfermedades o a la muerte, en última instancia.
En esta práctica utilizamos el poder del mantra de Tara: «Om Tare Tutare Ture Soha». Omrepresenta el cuerpo, la palabra y la mente iluminada de Tara. Tare significa «aquella que libera del sufrimiento» y Tutare «aquella que libera de los ocho miedos». Ture se interpreta como «aquella que libera de la ignorancia con sabiduría y trae consigo el auténtico cese del sufrimiento». Por último, Soha quiere decir «que el significado de este mantra arraigue en mi mente». Este mantra se utiliza para superar los ocho miedos del practicante espiritual, que son:
  • El león del orgullo: como rey de la jungla, el león menosprecia a los demás y no escucha los consejos de nadie. Del mismo modo, el orgullo nos aísla de la ayuda y nos mantiene encerrados bajo control de la ignorancia.
  • El elefante de la ignorancia: se trata de una metáfora en la que el elefante representa la ignorancia. Pero no es un elefante cualquiera, sino uno salvaje y ebrio que no dudaría en pisotear a cualquiera que se ponga en su camino. A esto mismo nos conduce la ignorancia.
  • El fuego de la ira: avivado por el viento de las malas conductas, las cuales, a su vez, son causadas por el elefante de la ignorancia.
  • La serpiente de la envidia: como una serpiente entre las sombras, la envidia se esconde en la oscuridad de la ignorancia. Cuando vemos a otras personas a las que les va mejor que a nosotros, la serpiente nos ataca y nos envenena. A partir de ese momento, transmitimos ese veneno a otras personas en cuanto tenemos ocasión.
  • El ladrón del punto de vista erróneo: ¿Qué hace un ladrón? Roba nuestros objetos de valor. De manera similar, el punto de vista erróneo roba nuestras oportunidades de hacer progresos en el camino espiritual.
  • Las cadenas de la tacañería: todo el mundo concibe la generosidad como algo positivo; bien, la tacañería es justo lo contrario. Nos ata, impidiéndonos actuar de manera positiva y nos mantiene irremediablemente atrapados en el samsara.
  • Las aguas del apego: el apego funciona como un río violento y caudaloso. Nos retiene atrapados en la corriente del samsara, alejándonos cada vez más y más de las orillas de la liberación.
  • El fantasma de la duda: los fantasmas suelen actuar de noche. Del mismo modo, la duda actúa en la oscuridad de la ignorancia; nos asusta y nos confunde, obstaculizando nuestro camino hacia la libertad.
Al usar el poder del mantra de Tara, meditamos sobre cada uno de estos miedos y su respectivo antídoto:
  • Contrarrestamos el orgullo reconocimiento humildemente que no lo sabemos todo. El hecho de que no seamos capaces de nombrar todos los huesos de nuestro cuerpo, podría constituir un buen ejemplo.
  • La ignorancia se vence gracias a la sabiduría que reconoce la vacuidad. Hasta entonces, únicamente podremos hacer uso de la consciencia plena para ser cada vez más capaces de ver las consecuencias nuestras acciones.
  • La paciencia es el antídoto de la ira. También puede servirnos para rastrear la fuente de la que procede y así, nos ayude a ver el disparate que suele causarla.
  • La envidia se puede combatir con la compasión. Mediante un análisis detallado, seremos capaces de reconocer que todos los seres comparten el mismo deseo de ser felices. De este modo, en vez de resentimiento, podremos encontrar júbilo en la felicidad del prójimo.
  • El punto de vista erróneo puede combatirse al comprender que nuestras acciones tienen consecuencias. Las acciones negativas sólo traerán consigo nuestro propio sufrimiento, mientras que las acciones positivas nos darán paz y alegría.
  • Podemos enfrentarnos a la tacañería practicando la generosidad. Quizás pueda resultar obvio, pero requiere comprender que lo primero que hay hacer para poder llevar esto a cabo es empezar por ser generosos con nosotros mismos. Cuando meditemos sobre el hecho de que la tacañería, en realidad, roba nuestra alegría y nuestra capacidad de apreciar la vida, podremos practicar la generosidad.
  • El apego puede superarse si se comprende la naturaleza transitoria de la realidad.
  • Finalmente, la duda se resuelve mediante la fe inteligente: fe en las enseñanzas que desarrollamos haciendo un examen personal y poniendo a prueba lo que hemos aprendido. Como dijo Buda, deberíamos analizar cada una de sus enseñanzas como si fuéramos a comprar una pieza de oro.
Tara Verde. Tíbet, siglo XVIII, pigmentos minerales y pan de oro sobre algodón. Museo de Arte Rubin, número de catálogo: 672 | www. himalayanart.org
Buscar orientación fiable
Es importante que incluyamos el principio femenino en nuestra práctica, porque perfeccionando únicamente el aspecto masculino no seremos capaces de alcanzar la iluminación. Cuando dicho principio se ha desarrollado por completo dentro de un individuo, se conoce como «luz clara» y podría explicarse como la capacidad de percibir la vacuidad de forma directa. Del mismo modo, cuando el aspecto masculino se desarrolla por completo, recibe el nombre de «cuerpo ilusorio». La combinación de ambos aspectos es lo que llamamos «unión»: unión de la mente y el cuerpo iluminados, de la verdad absoluta y relativa que constituye el culmen de nuestro desarrollo y que nunca podremos alcanzar si perfeccionamos un aspecto sin el otro.
Hoy por hoy, alcanzar la iluminación puede parecer imposible, pero la oportunidad de ayudarnos a nosotros mismos y desarrollar los principios que representa la práctica de Tara es algo que ya está al alcance de nuestra mano. Por supuesto, existen más prácticas como estas. Lo que acabo de presentar aquí no son más que sencillas descripciones, pues mi principal objetivo era demostrar la importancia del principio femenino en el budismo y las posibilidades que tenemos para integrarlo en nuestro viaje espiritual.
Si alguna persona estuviera interesada en llevar más allá la búsqueda del aspecto femenino, le recomendaría buscar una fuente de orientación fiable para continuar con su formación. Por suerte, hoy en día contamos con numerosos recursos como libros y maestros cualificados, que nos pueden ofrecer explicaciones más detallas de lo que se puede conseguir gracias a la práctica de Tara.
Lecturas recomendadas
  • Tara: la manifestación femenina de la divinidad, BokarRimpoché. Edicitorial CHABSÖL.
  • Female Buddhas: Women of Enlightenment in Tibetan Mystical Art, by Glenn H. Mullin and Jeff J. Watt (Clear Light Books). [Budas femeninos: Mujeres iluminadas en el arte místico tibetano. Glenn H. Mullin y Jeff J. Watt. Editorial Clear Light Books.]
  •  In Praise of Tara, by Martin Willson. (Wisdom Publications). [Alabanzas a Tara, Martin Willson. Editorial Wisdom Publications]
  • The Tara Box: Rituals for Protection and Healing from the Female Buddha, by Gehlek Rinpoche, with Brenda Rosen. New World Library [La caja de Tara: rituales del buda femenino para curar y proteger, GelekRinpoche y Brenda Rosen. Editorial New World Library.]
Traducido del inglés por Diego Medina
Fuente: Sakyadhitaspain

viernes

Nuevas convocatorias de la " Maratón de silencio" para mañana sábado 21 de octubre

Ya sabes que periódicamente vamos publicando las convocatorias de meditaciones en los distintos puntos de Barcelona 
La siguiente convocatoria es para mañana sábado día 21 de octubre.
Sabes que te puedes adherir a esta maratón de meditación por la situación que se está viviendo en Cataluña, aunque no residas en Barcelona; la forma de "correr" esta carrera del silencio está en las etiquetas: "Eventos", "Maratón de silencio" y " Espiritualidad" de este blog así como en la página web : maratodesilencipaisconscient.cat.  De allí hemos extraído la siguiente información:







 Fuente: maratodesilencipaisconscient.cat

Dalai Lama explica el significado de Om Mani Padme Hum

lunes

Libro para descargar gratis con enseñanzas del XVII Karmapa

ALIMENTAR LA COMPASIÓN - S.S. Karmapa
Aquí tenéis una bella presentación de las enseñanzas del XVII Karmapa con motivo de su histórica primera visita a Europa en esta vida. En el enlace de abajo podéis descargaros gratis el libro electrónico que recoge todas las enseñanzas que dio en Alemania en 2014. La presentación está muy bien hecha y no embellece ni quita nada de los consejos claros y auténticos que Su Santidad compartió con todos.
Gracias a todos los que han participado y han hecho posible la confección de este libro.
Se puede descargar en español y en muchos más idiomas.
Teachings from the First Visit to Europe
KARMAPAFOUNDATION.EU

sábado

La mujer en el canon budista: una perspectiva de género. Conferencia de Venerable Damcho

La bondad de los demás

En nuestra vida cotidiana, a menudo no somos conscientes de lo mucho que dependemos de otros para mantenernos con vida, y como resultado, solemos dar por sentados su amabilidad y esfuerzos.
Cuando hacemos una pausa y consideramos que todos dependemos unos de otros, nos damos cuenta de que todo lo que tenemos, todo lo que sabemos y todo lo que somos capaces de hacer se ha producido debido a la bondad de los demás. No somos los individuos independientes que se hicieron por-su-propio-esfuerzo sin ayuda de los demás como a veces nos enorgullecemos de ser.
Piensa en lo que comiste en el almuerzo. ¿De dónde vino? Algunas personas lo cultivaron, otras lo cosecharon, otra lo transportó y algunas otras lo empacaron. Luego están las personas que lo pusieron en las estanterías de las tiendas, la persona de la caja y la que lo cocinó. Sin los esfuerzos de todas estas personas no tendrías ni un bocado de comida para llevarte a la boca.
Ustedes pueden decir: “Pero compré la comida con mi dinero.” Eso es cierto, pero ¿de dónde provino el dinero? Alguien te lo dio. Incluso si trabajaste para conseguirlo, sigues dependiendo de la persona que te contrató, de los clientes de la empresa para la que trabajas, de la gente del departamento de contabilidad que emitió tu cheque, de la gente del banco y muchas otras personas más.

“Pero ellos no hacen esto especialmente para . Ellos trabajan para ganarse la vida”, puedes protestar. Pero la motivación de los demás para hacer su trabajo no es importante en este momento. El resultado final es que si no hacen lo que están haciendo, tendrías hambre. Comes gracias a su arduo trabajo y esfuerzos. ¡Por supuesto que eso los hace bondadosos!
Mira a tu alrededor y elige un artículo, una silla, un libro, una cuchara, lo que sea. Después, piensa en todas las personas gracias a las que lo tienes. Esto incluye no sólo a las personas directamente involucradas en su producción, sino también a la gente que diseñó e hizo la maquinaria utilizada para producirlo. Luego considera a los mineros que extrajeron las materias primas y la gente de las fábricas que las procesó de forma que se pudieran convertir en la maquinaria que luego produjo el artículo que elegiste.
Si tenemos en cuenta todas las cosas que usamos cada día, gracias a las cuales podemos mantenernos con vida, el número de personas y animales que participan en ello acaba siendo incontable.
De vez en cuando uno de los maestros de Chodron, Zopa Rinpoché, regresa a su tierra nativa en las montañas del Himalaya en Nepal. Como es costumbre allí, los aldeanos vienen a visitarlo y a menudo traen una bolsa de papas como ofrenda, la papa es el alimento básico de la zona. Rinpoché dijo una vez que cuando contempló todo lo que los aldeanos habían hecho para que el tuviera una sola de las papas, se sintió abrumado por su bondad. La única forma en que podía comerla, nos dijo, era si generaba compasión y se comprometía a utilizar su vida para beneficiar a todos los seres.
Si lo pensamos, la red de relaciones interdependientes que nos conectan a todos los seres vivos es enorme, y nosotros somos capaces de vivir precisamente a causa de sus esfuerzos y bondad. Si contemplamos esto con detenimiento, nunca nos sentiremos distanciados de los demás.
Si contemplamos esto, con el tiempo nos llevará a reconocer que hemos sido los receptores de una enorme bondad desde el día en que nacimos hasta ahora. Si nos abrimos a esta realidad, nuestra gratitud y sentimiento de cercanía con los demás se incrementará y permanecerá constante, en vez de saltar del amor al odio cada vez que pensamos que están haciendo algo “mal”. Esto establece una base sólida para generar amor y compasión.
Autora: Venerable Thubten Chodron
Fuente: thubtenchodron.org
Imagen: Venerable Thubten Chodron