miércoles

Texto de Pema Chodron

En el tema 22 del Curso de Ética Budista del Programa de Formación del Instituto Budadharma, nos aparece un texto de Pema Chodron muy interesante sobre los ocho dharmas mundanos y en concreto me gustaría compartir dos párrafos que me parecen muy reveladores: 

" Cuando nos hacemos más intuitivos y compasivos con nuestros enganches, sentimos espontáneamente más ternura por la raza humana. Conociendo nuestra propia confusión estamos más expuestos a mancharnos las manos tratando de aliviar la confusión de los demás. Si no miramos a la esperanza y al miedo, viendo surgir los pensamientos y viendo la reacción en cadena que le sigue, no estamos entrenados a aguantar esa energía sin dejarnos arrastrar por el drama, entonces siempre tendremos miedo. El mundo en que vivimos, la gente que conocemos, los animales que surgen en los pasadizos: todo se volverá cada vez más peligroso.

Por eso empezamos por mirar dentro de nuestras propias mentes y corazones. Probablemente empecemos a mirar porque nos sintamos inadecuados o doloridos y queramos poner nuestro mundo en orden, pero gradualmente nuestra práctica va evolucionando. Empezamos a entender que, como nosotros, mucha otra gente está enganchada en el miedo y la esperanza. Vayamos donde vayamos vemos el dolor y la desgracia que producen la aceptación de los ocho dharmas mundanos*. También se vuelve muy obvio que la gente necesita ayuda y que no hay manera de ayudar a nadie si no empezamos por nosotros mismos. " 

Pema Chodron
Cuando todo se derrumba.
Fragmento: Cap. 8: Los ocho dharmas mundanos.
GAIA, Ediciones, 1988
Imagen: Olivier Adam

* Los ocho dharmas mundanos u ocho preocupaciones mundanas, en el Budismo son: 

- Buscar la riqueza// Huir de la pobreza. (Ganancia- Pérdida).
- Buscar placeres sensoriales// Huir del sufrimiento.  (Placer- dolor).
- Buscar el halago// Huir de las críticas. (Elogio- Crítica).
- Buscar la fama// Huir de la humillación. (Buena fama- Desgracia).

domingo

El Puente

Simpático y cortito vídeo sobre cómo resolver de manera simple algunos conflictos con l@s demás.

Una cita de Kodo Kimura

No tengo patria. En cambio, allá donde esté me encuentro en casa.
En ninguna parte me siento como un invitado. En los templos a los que se me invita habito como si fuera el mío propio.
Vivo con naturalidad, sin grandes ceremonias.
A cada paso que doy me encuentro en casa. En cada paso se encuentra el universo.
Ningún lugar al que ir. Ninguno al que regresar. Ningún lugar en el que pudiera ocultarme y tampoco ningún lugar tras el que andar."

Kodo Kimura
Del libro: " El zen es la mayor patraña de todos los tiempos"
Imagen: Cecilia Aisin-Gioro


domingo

La poesía y las hierbas naturales al servicio de l@s demás.


La abuela de la selva que cura con poesía


Ser poeta es un talento que a pocos se les da. Escribir algo que llegue a las entrañas, que toque sus fibras tanto como para curarlas, todavía es más complicado de encontrar. La jungla de Kerala, ubicada al sur de la India tiene a su propia María Sabina. Se trata de una mujer de 75 años que cura a sus pacientes con plantas y, además, con un gran antídoto: la poesía.

Lakshmikutty es el nombre de esta anciana, aunque es llamada con cariño “Vanamuthassi”, que significa “abuela de la selva”. Humildad es la palabra perfecta para describir su forma de vida. En su memoria almacena cerca de 500 recetas que no están compiladas en ningún libro. Aunque sea esta historia la que ha trascendido en redes sociales, parte de la fama que ahora tiene esta mujer es gracias a la poesía que recita a sus pacientes cuando van a visitarla.

La forma en la que liga a la naturaleza con las palabras es prodigiosa, tanto, que muchos de los pacientes que ha sanado, provenientes de diversas partes del mundo, pueden quedarse horas charlando con ella, en busca de una cura para sus malestares.
abuela de la selva cura con poesia
*Fuente: La Vanguardia.
Dicen que las grandes historias están marcadas de grandes tragedias y la de la abuela de la selva no es la excepción. Primero, después de convivir muchos años con uno de sus primos de nombre Mathan Kaani, se casó con él a los 16 años. Juntos, con un matrimonio poco convencional pero que ellos pensaban perfecto, procrearon tres hijos. Uno de ellos murió al ser atacado por un elefante salvaje, mientras que otro falleció a causa de un accidente.

A raíz de estos acontecimientos, Lakshmikutty se refugió escribiendo poemas y artículos que no sólo hablan de cómo hacerse más fuerte a través de la naturaleza, sino también describe lo hermosa que es su cultura tribal y el poder que tiene en el bosque.

El Departamento Forestal de Kerala pretende recopilar en un libro las más de 500 recetas que la memoria de esta mujer alberga, además de juntar también la mayor cantidad de poemas que ha utilizado a lo largo de su vida para que la gente que no tiene la oportunidad de viajar a la India, los tenga a la mano para sanar.


abuela de la selva cura con poesia
*Fuente: Familia de Luz.
Pese al reconocimiento que se le ha dado en los últimos meses a través de darse a conocer su historia en redes sociales, la abuela de la selva quiere seguir viviendo en su humilde cabaña ubicada en Kerala.

Su sencillez y calidad humana no se han apagado a pesar de todos los acontecimientos que le han marcado de mala manera la vida. El libro no es algo que le interese mucho, confesó alguna vez. Lo que ella prefiere es poder construir un hospital para seguir atendiendo a la gente que la visita.

Aunque la globalización y la industrialización esté amenazando al mundo, en lugares como Kerala, en la India, siguen existiendo personas como la abuela de la selva que desean preservar el conocimiento tradicional por sobre todas las cosas.

Reportaje extraído de: Culturacolectiva.com.
La fuente para este reportaje ha sido: Familia de Luz.